Falleció el poeta ecuatoriano Efraín Jara Idrovo

El poeta cuencano, Efraín Jara Idrovo, falleció este domingo a los 92 años en la ciudad de Cuenca.

Biografía

Nació el 24 de febrero de 1926 en Cuenca, estudió Filosofía, Letras y Derecho en la universidad de Cuenca. El escritor y poeta fue hijo de Salvador Jara Bermeo, comerciante exportador de sombreros de paja toquilla y de Leticia Idrovo Aguilar, profesora de Castellano y escritora de sonetos.

Considerado entre los poetas ecuatorianos más importantes del siglo veinte. Entre sus títulos más destacados se encuentran ‘Tránsito en la ceniza’, ‘Rostro de la ausencia’, ‘El mundo de las evidencias’ y ‘Sollozo por Pedro Jara‘, que lo dedicó a su hijo que murió prematuramente en 1974. Su último libro fue ‘Alguien dispone su muerte’, de 1998.

Ejerció durante muchos años, la cátedra de Literatura en los colegios Benigno Malo y Fray Vicente Solano.

Desde muy joven inició en dichas actividades y asistió durante varios años a la Facultad de Filosofía y Letras, de la que posteriormente fue profesor y decano.

Efraín Jara combinó la creación literaria y la promoción cultural con la actividad académica universitaria. Según La República

Algunas de las obras de Efraín

“Tránsito en la ceniza” (1947)

“Rostro de la ausencia” (1948)

“Carta de Navidad” (1956)

“Poema del regreso” (1956)

“Añoranza” (1972)

“Acto de amor” (1972)

“Dos poemas” (1973)

“Sollozo por Pedro Jara” (1976)

“In memoriam” (1980)

“El mundo de las evidencias” (1980)

“Alguien dispone de su muerte” (1988)

“Los rostros de Eros” (1997)

Otros datos del poeta cuencano

Fue miembro de la Academia de la Lengua. Ganó el Premio Nacional de Literatura “Eugenio Espejo” (1999). Presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Azuay (1970.-1984 y 2003-2007). Director del Guacamayo y la Serpiente, Revista de la Sección de Literatura de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Azuay.

Obras Poéticas: Carta en soledad inconsolable (1946); Tránsito en la ceniza (1947);Rostro de la ausencia (Cuenca, 1948); Dos poemas (1973); Sollozo por Pedro Jara(Cuenca, 1978); El mundo de las evidencias (Cuenca, 1980); In memoriam (Cuenca, 1980); Alguien dispone de su muerte (Cuenca, 1988); De lo superficial a lo profundo (Quito, 1992); Los rostros de Eros (Cuenca, 1997); El mundo de las evidencias -obra poética, 1945-1998- (Quito, 1999).

En 2005, sufrió un accidente que le provocó un derrame, lo que le dificultó mucho leer y escribir.

Su muerte ha conmocionado al Ecuador y mediante mensajes le rinden homenaje a su trayectoria como escritor.

Leave a Reply